CONTACTO

659268321

lunes, 27 de septiembre de 2021

UN PALACIO EN LA RIBERA. PEÑARANDA Y LOS ZÚÑIGA Y AVELLANEDA




 

El Palacio de los Avellaneda es junto al castillo y la iglesia de Santa Ana uno de los monumentos más importantes de Peñaranda.

Se encuentra en la Plaza Mayor de los Condes de Miranda, verdadero centro neurálgico y monumental de Peñaranda de Duero.

Es un magnífico edificio renacentista plateresco. La portada de entrada es un buen ejemplo de este estilo, muy decorado con esculturas y adornos platerescos, además de los escudos de los Zúñiga, Avellaneda y Cárdenas.

El patio porticado es extraordinario. Con dos pisos. El inferior con arcos de medio punto sobre pilares decorados con pilastras clasicistas, mientras que el superior tiene arcos carpaneles sobre columnas.

El palacio pudo comenzarse en torno a 1515 estando finalizado en lo básico en 1531, fecha en la que D Francisco es nombrado caballero del Toisón de Oro, título que no se recoge en los abundantes escudos que decoran portales y estancias.

Dentro del patio, cada lado consta de 5 arcos de medio punto que apoyan en altas columnas de estilo gótico, con una decoración “romana”. El cuerpo superior muestra arcos carpaneles y se realizaría en torno a 1530. Puede que los artistas que trabajaran en este palacio estuvieran relacionados directamente con los de la catedral de Burgos: Francisco de Colonia, Bigarny, Juan de Vallejo o Juan de Resines.

La portada está adornada con armas y trofeos al estilo clásico. La composición de la portada tiene cierta similitud a la portada de la pellejería de Francisco de Colonia, sin embargo, los ángeles portantes de guirnaldas nos recuerdan a Felipe de Bigarny.  Se sabe que Bigarny abrió un taller en Peñaranda.

Don Francisco de Zúñiga se había educado dentro del ideal caballeresco y su palacio era la muestra de su grandeza y la de su linaje.



Los Hércules que flanquean los escudos significan la virtud del caballero que es capaz de vencer a los enemigos materiales y espirituales; el noble que siguiendo la doctrina de la iglesia lucha contra el pecado. En las cartelas puede leerse unos salmos de Salomón: “Si Yahvé no edifica la casa, en vano trabajan los que la construyen”. Los angelotes que sostienen las guirnaldas frutales simbolizan la fertilidad de la casa y a través de sus escudos nos muestran sus relaciones con las distintas casas nobles castellanas unidas a ellos por vínculos familiares. Se repite la heráldica de D Francisco de Zúñiga –Avellaneda y Doña María de Cárdenas.

Si no queréis perderos ningún detalle de este palacio o de la ruta por la Ribera, podéis contactar con nosotros en el correo electrónico guiasdeturismoburgos@gmail.com , o en la web www.guiasdeburgos.es


domingo, 19 de septiembre de 2021

¡¡Y Burgos nació…, 500 años arriba o abajo!!

 

 


En breves palabras y oficialmente, la historia de Burgos comienza en el año 884. cuando el conde Diego Rodriguez Porcelos, por orden del rey Alfonso III, construye una fortaleza para detener el avance del ejército musulmán.

Su ubicación estratégica a orillas del río Arlanzón favoreció su crecimiento y desarrollo, dando paso a la fundación de una nueva ciudad, Burgos.

Pero existe otra teoría de que el origen de la ciudad de Burgos no hay que atribuírselo a Diego Porcelos ni situarlo en el siglo IX, sino al militar romano Aelius Maritimus, que vivió en el siglo III y operó en la provincia de Burgos bajo el mando del emperador Marco Aurelio Severo Antonio Augusto, Caracalla.

Eloy López Zamanillo, en su tesis “AVE BURGUS”, Cum Laude presentada en la Universidad de Burgos, sostiene que el nombre de la ciudad no es consecuencia de la existencia de un castillo medieval, sino de una pequeña fortificación romana de las muchas que había diseminadas por las rutas que se consideraban cruciales para abastecer al Imperio romano, fundamentalmente los metales preciosos y la sal. Esos destacamentos se denominaban burgus. Estaban casi siempre vinculados a las statio romanas, lugar de residencia de los beneficiarios consulares, altos funcionarios a los que el Imperio encargaba tareas delicadas. Cosas como vigilar el tránsito del oro y la plata en su camino hacia Roma.

Los burgus se erigían en promontorios desde los que dominar grandes extensiones de terreno y siempre al pie de una calzada romana. López Zamanillo asegura en su investigación que ese promontorio fue el actual cerro del Castillo y que los restos arqueológicos que hay en su entorno demuestran la existencia de la calzada. O, mejor dicho, modificarían el trazado clásico atribuido a los antiguos ‘caminos’ del Imperio.

Los historiadores la rechazan de plano y se remiten al origen medieval de Burgos en torno a la fortaleza primigenia del Castillo.




 Pero, si queréis os lo contamos en nuestras visitas. Contactar en la página web www.guiasdeburgos.es o en el correo electrónico guiasdeturismoburgos@gmail.com


lunes, 28 de junio de 2021

¿QUÉ VER EN BURGOS?


La mayoría de nuestros visitantes lo tiene claro, la visita obligada en Burgos es su Catedral. Éste bello templo, comenzado ahora hace 800 años ha atraído a gente de todos los lugares durante muchos siglos, y lo sigue haciendo. De la Catedral se ha hablado, se habla y se hablará, pero, ¿qué pueden encontrar nuestros turistas que haga que su estancia se alargue más allá de lo planeado? Os damos algunos consejos.

Si tuviéramos que elegir entre nuestros bellos espacios, sin duda escogeríamos los dos monasterios que, aislados de las murallas de la ciudad, como sus órdenes religiosas elegían, hicieron de estos espacios lugares privilegiados. Los dos panteón de Reyes, los dos con grandes obras de arte, que sorprenderán hasta a aquellos que simplemente se dejan caer por ellos por curiosidad: El Monasterio de las Huelgas Reales, fundación de Alfonso VIII y la Cartuja de Miraflores, embellecida por la reina Isabel la Católica para dar sepultura a sus padres.                                                                                                                                  

Museos para todos los gustos: si uno quiere conocer la historia de nuestros antepasados, hay que acercarse al Museo de la Evolución, donde nos esperan los restos del Homo Antecesor. Si queremos ver arte de nuestra siglos más cercanos, hay que visitar el Museo Arqueológico de Burgos, nadie lo espera, pero sus obras dejan sorprendidos a los visitantes que se adentran en el bello palacio renacentista donde se sitúa. Si nos interesa el arte más actual, visiten el CAB.   

    

Pero hay más, mucho más: Museo de Marceliano Santa María, en el Monasterio de San Juan, museo del Libro, Palacio de la Isla, con su Instituto de la Lengua . Además de numerosas iglesias: San Nicolás, San Gil, Santa María la Real y Antigua, San Lesmes, San Cosme y San Damián.

Den una vuelta por el paseo del Espolón, el Arco de Santa María, el Camino de Santiago en Burgos, el Paseo de la Isla, la Calle de San Juan, el Castillo.


Si de verdad quieren conocer nuestra ciudad, necesitarán varios días, hoteles, restaurantes, bares, tabernas, para todos los gustos.

Nuestras visitas les llevarán por todos esos espacios. No dejen de buscar las opciones. Visitar Burgos este año, puede ser la mejor ocasión.

La Asociación de guías oficiales de Burgos forma parte de la Federación de guías de Castilla y León y, les ofrecen visitas en esta ciudad y en el resto de Castilla y León. A disfrutar!!
www.guiasdeburgos.es   , en el mail guiasdeturismoburgos@gmail.com                                                                                                                

lunes, 14 de junio de 2021

AQUÍ NACIÓ EL CASTELLANO: CARTULARIOS DE VALPUESTA

 

                                 valpuesta   ( FOTO DEL INSTITUTO CASTELLANO Y LEONÉS DE LA LENGUA)


Los Cartularios, conocidos en Castilla como Becerros, por estar hechos en piel, o en León y Galicia como Tumbos -quizá debido a que por su gran tamaño hubiera que mantenerlos tumbados- son los códices en que muchos monasterios, catedrales, concejos o universidades recogían lo que podríamos llamar «copia de seguridad» de los originales de sus respectivos archivos.

 

La Real Academia en 2010 ha sancionado El Cartulario de Valpuesta como el documento más antiguo que recoge los primeros balbuceos de la lengua de Castilla.

 

Este cartulario, trascendental documento lingüístico, arrebata así a las GlosasEmilianenses y a las Silenses la bandera de la máxima antigüedad del castellano escrito.

 

Incluso al margen de los aspectos filológicos, los cartularios son piezas fundamentales para la reconstrucción del pasado histórico peninsular.

 

Los cartularios de Valpuesta son una serie de documentos del siglo XII que, a su vez, son copias de otros documentos, algunos de los cuales se remontan al siglo IX, y que serían el primer testimonio escrito del que se tiene noticia de un dialecto romance hispánico. El estatuto de autonomía de Castilla y León los menciona en su preámbulo como uno de los primeros testimonios escritos en lengua castellana. Por ello, a Valpuesta, al igual que a San Millán de la Cogolla, se atribuye el título de “Cuna del Castellano

 

Comprenden varios manuscritos en que se copiaron documentos de los archivos de la corona, de los obispados, de los monasterios, que tratan de donaciones, juicios, ventas, cambios, y otros tipos de contratos. Los más antiguos datan de los años 804, 844, 864 y 875.

 

Son dos cartularios con los mismos textos:

 

  • El más antiguo recibe el nombre de gótico por estar escrito en gran parte en letra visigótica.
  • El otro, más moderno, recibe el nombre de galicano por estar escrito en letra galicana, también llamada carolina. Es una copia del gótico escrita el año 1236 por Rodrigo Pérez de Valdivielso, canónigo de Valpuesta. Contienen los mismos textos, pero el galicano latiniza algunas expresiones castellanas del gótico.

 

Los estudios científicos comenzaron en 2007 y en 2010 se publicaron por la Real Academia Española y el Instituto Castellano y leonés de la lengua bajo el título: “Los becerros gótico y galicano de Valpuesta “. Se trata de una transcripción paleográfica rigurosa de los 187 documentos que contienen estos becerros, así como un exhaustivo estudio paleográfico que identifica la presencia de 34 escribas en el Becerro Gótico de Valpuesta.

 

En estos becerros se documentan además rasgos como la desaparición de los casos de las declinaciones latinas y su valor sintáctico en la oración, función que pasan a desempeñar las preposiciones, se comienza a utilizar el articulo y se emplea un orden nuevo en la construcción de las oraciones.[MD1] 

                                                                  (FOTO : EDITORIAL SILOE)

VALPUESTA

 

Valpuesta se encuentra al noroeste de la provincia de Burgos, dentro del valle alavés de Valdegovía

El término está rodeado de las últimas estribaciones de los montes cantábricos que cerca enlazan con los sistemas vasco e ibérico. Sierras de Arcena, Peñagovía, Salvada y Arcamo.

El arroyo Mioma y otro denominado San Miguel se unen en Valpuesta para luego ir a parar sus aguas al río Omecillo.

El clima es húmedo, abundan los pastizales y los montes están densamente cubiertos de robles, encinas, pinos y matorral.

Por el centro de Valdegobía pasa la carretera que va de Miranda de Ebro hasta el Valle de Losa, antigua calzada romana que en la Edad Media se convirtió en uno de los escondidos caminos que recorrían los peregrinos a Santiago, por temor a los musulmanes. También fue paso de los comerciantes hacia los puertos del Cantábrico hasta la modernización en el siglo XVIII del camino Pancorbo-Orduña.

Forma parte del municipio de Berberana, en lo judicial pertenece a Villarcayo y en lo religioso al arciprestazgo de Miranda de Ebro.

VISITE CON NOSOTROS VALPUESTA, SU COLEGIATA, LA TORRE DE LOS VELASCO, EL PALACIO ZALDIVAR…EN UNO DE LOS ENCLAVES MAS IMPRESIONANTES DE LA PROVINCIA DE BURGOS

www.guiasdeburgos.es

Teléfono: 659268321

guiasdeturismoburgos@gmail.com

 


 [MD1]

viernes, 4 de junio de 2021

LA CAPILLA DE LA NATIVIDAD DE MARÍA: IGLESIA DE SAN GIL (BURGOS)

 


La iglesia de San Gil es una de las iglesias más importantes de la ciudad de Burgos, y aunque su exterior es austero no hay que dejar que esto nos engañe, pues es una de las iglesias más bellas, hasta el punto de que se la conoce como la segunda catedral de Burgos.

Se construyó adosada a las murallas de la ciudad a finales del siglo XIII o comienzos del XIV  sobre otra anterior, y grandes artistas dejaron su impronta en ella. Hoy vamos a hablar de una de las capillas más hermosas que hay en su interior: la capilla de la Natividad de María.

Está capilla funeraria fue mandada construir por Juan de Castro y su esposa Inés de Lerma, quiénes yacen en el centro de la capilla bajo un simple sepulcro con una losa lisa de jaspe rojo.

La Arquitectura se atribuye a Juan de Matienzo que tuvo que obtener el permiso municipal para romper la muralla de la ciudad.

El arco de entrada volteado sobre pilastras de estilo plateresco, es obra de Juan de Vallejo, y la reja de hierro que pudo salir del taller de Cristóbal de Andino, muestra el escudo de los fundadores sostenido por dos ángeles. Destaca su bóveda octogonal estrellada con la zona central calada.



El retablo de madera policromada y dorada es de estilo renacentista, pero su disposición y la mayor parte de los elementos de la composición corresponden a estilo gótico. Se desconoce el autor pero pudo salir del taller de Felipe de Vigarny.

Está dedicado a la Natividad de María, y muestra doce escenas, se puede decir que es un retablo catequético, ya que reproduce los cuatro dogmas marianos: la Inmaculada Concepción, la Asunción, la Virginidad y la Divina Maternidad de María.

La parte inferior está decorada con escenas de San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen, que recuerdan el misterio de la Inmaculada Concepción, y una representación de la Misa de San Gregorio. Sobre ellos podemos ver los desposorios de María y José junto con las imágenes de San Juan Bautista y Santa Inés patronos de los fundadores.

Por encima, en el centro, se representa la Natividad de Nuestra Señora flanqueada por relieves de la Anunciación y la Presentación de María en el templo y por último, en la parte alta del retablo aparece la Asunción de la Virgen a los cielos rodeada de ángeles junto con los relieves en los laterales de la Visitación de María y el Nacimiento de Jesús.

La parte exterior de todo el retablo está decorado con Santos entre los que aparecen el propio San Gil y un San Cristóbal.

Flanquean el retablo los sepulcros de Juan García de Castro y su mujer, Teresa de Múgica, (padres de los fundadores), y el de Diego de Castro hermano del fundador de la capilla y su mujer Elvira de Sanvitores.

También se conserva en la capilla un medallón renacentista de La Virgen de la Leche atribuido Diego de Siloé.

La bella Iglesia de San Gil es uno de los puntos clave en la visita a la ciudad de Burgos. Si quieres saber más sobre ella contacta con nosotros en la web www.guiasdeburgos.es o en el Correo guiasdeturismodeburgos@gmail.com

 

lunes, 10 de mayo de 2021

EL PASEO DE LA ISLA. UN JARDÍN BOTÁNICO EN BURGOS

 


Burgos es una ciudad que puede presumir de tener muchas zonas verdes, y hermosos parques y paseos. Uno de esos parques del que vamos a hablar hoy es el paseo de la Isla, situado a la vera del río Arlanzón. Entre los puentes de Malatos y de Castilla.

Su nombre procede de que hasta finales del XIX había una pequeña isla que se había formado entre el río Arlanzón, la esgueva de Trascorrales, y un cauce que usaban los molinos cercanos, pero en origen se le conocía como el paseo de Los Lavadores, ya que en el siglo XVIII los lavaderos de los mercaderes de lanas estaban situados cerca del Puente Malatos.

En el siglo XIX se conforma el paseo y se plantaron gran cantidad de árboles, y cerca se levantaron también edificios pertenecientes a la burguesía.

El paseo tiene unos 800 metros, a lo largo de los cuales se puede disfrutar de una gran variedad de especies vegetales, y con casi 100 variedades distintas este parque está considerado un verdadero jardín botánico.

Igualmente, el paseo está decorado con hermosas fuentes, un pequeño estanque con cascada, monumentos como los arcos de Castilfalé, que fueron donados a Burgos por el Conde de Castilfalé Don García Muñoz Jalón en 1922, un busto en honor a Miguel de Cervantes, una Pila bautismal de la iglesia de San Martín, una Fuente del claustro del Monasterio de San Pedro de Arlanza. Y Hasta hace poco el arco románico de Cerezo de Río Tirón, que hoy se conserva el monasterio de San Juan.

Si quieres conocer más sobre el paseo de la Isla, puedes apuntarte a nuestras rutas literarias

Para contactar con la Asociación de guías oficiales de turismo de Burgos, puedes entrar en la web www.guiasdeburgos.es o en el correo electrónico guiasdeturismoburgos@gmail.com

domingo, 11 de abril de 2021

UN MONASTERIO DE CLARISAS EN BURGOS


 

Este monasterio burgalés fue fundado en 1234, en vida de Santa Clara, mediante bula papal de Gregorio IX. Su fundadora fue María Sáenz, quien en su peregrinación a Italia tuvo la oportunidad de conocer a Santa Clara de Asís.

La vida de Clara se transformó para siempre cuando, con dieciocho años, tuvo la oportunidad de oír en la Catedral de Asís un sermón de San Francisco, que en su homilía afirmaba que para seguir a Jesucristo había que librarse de las riquezas y bienes materiales. Tras desprenderse de todo lo material Santa Clara encomendó su vida a Dios y fue la primera y única mujer que escribió una regla de vida religiosa para mujeres.

Santa Clara es patrona de los clarividentes, de los orfebres y desde el año 1958 también de la televisión y de las telecomunicaciones.

En el siglo XV la comunidad burgalesa adoptó la estricta observancia vinculada al Real Monasterio de Santa Clara de Tordesillas. En los siglos XVI y XVII la familia Salamanca y Polanco hizo importantes donaciones al convento que sirvieron para la ampliación del mismo.

La iglesia se construyó en  estilo gótico en la segunda mitad del siglo XIII,  la cabecera presenta ábside ochavado y un presbiterio a cuyos lados se abren sendas capillas cuadrangulares de menor altura. En el siglo XVI se añadió una tercera nave a los pies, a modo de prolongación de la nave principal, para alojar el coro de la clausura.  Los retablos son barrocos, destacando el que preside la Capilla Mayor, de mediados del siglo XVIII,  que probablemente sustituye a uno del S. XVI, del que se conserva el sagrario.

Todos los días tienen exposición del Santísimo Sacramento en la iglesia conventual, donde el silencio y la paz del lugar invitan al recogimiento y a la oración.

Las clarisas trabajan en su obrador de repostería artesana, elaborando recetas que hacen las delicias de los paladares más exigentes.

En Burgos, y en muchos lugares de España, sigue siendo tradición llevar una o más docenas de huevos a las Clarisas cuando se va a celebrar una boda, con la esperanza de que este día, tan importante para los contrayentes y sus familias, haga buen tiempo.

 

Para conocer más cosas sobre nuestros conventos y monasterios, puedes contactarnos en el teléfono 659268321

Podéis tambier contactar en el correo electrónico guiasdeturismoburgos@gmail.com

o en la web www.guiasdeburgos.es

jueves, 1 de abril de 2021

UNA TRADICIÓN DE SEMANA SANTA. EL INDULTO

 

Ntra. Señora de la soledad. (foto: Radio Arlanzón)

Desde 1945 la Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad ha indultado a medio centenar de presos con condenas menores. 

Es costumbre en nuestro país indultar a un  preso en Semana Santa. Esta piadosa tradición  fue introducida en Burgos por el Rey Juan II de Castilla, el padre de la Reina Isabel la Católica. Éste rey se encuentra enterrado en Burgos en uno de los monumentos más importantes de la ciudad, La Cartuja de Miraflores.

Juan II promulgó una ley de “El perdón del Viernes Santo de la Cruz” en 1447, que se seguiría casi ininterrumpida hasta nuestros días, siempre y cuando haya candidato y esto se apruebe por los jueces, claro.

 En 1524 el Emperador Carlos V estuvo durante la Semana Santa en Burgos, alojado en el monasterio de los Jerónimos de Nuestra Señora de Fredesval muy cerca de la capital.

El Condestable de Castilla Iñigo Fernández de Velasco solicitó al Emperador que otorgará el indulto a su sobrino Pedro Girón,  quién había sido  condenado por alzarse contra el Emperador en la Guerra de las Comunidades. Finalmente, Se concedió el indulto al Capitán General de los Comuneros. Es verdad que todos aquellos que no habían sido ajusticiados en Villalar  habían sido puesto en libertad anteriormente gracias una Real Cedula firmada por el Emperador en 1521.

 

La Cofradía, hoy,  se somete a los mismos requerimientos legales y prácticas obligados por el Ministerio de Justicia para solicitar el indulto del preso. El indulto sale publicado en el BOE con los correspondientes Reales Decretos que lo autorizan.

En caso de que el indulto sea concedido, el preso desfila junta la Virgen de la Soledad durante la tarde del Sábado Santo, y realiza un parada frente al Arco de Santa María, que fue la sede del antigua concejo, donde se impartía justicia. Ese es el lugar y el momento en que  se procede a leer el indulto.


Lamentablemente estos últimos años , no se han concedido indultos. No sabemos si este sábado se cumplirá la tradición o no, porque no podremos ver a Ntra. Señora desfilando por el centro de la ciudad, debido a las condiciones sanitarias. Pero, si queréis acercaros a la iglesia de Santa Águeda, allí podréis hacerla una visita y seguro, que algún grato recuerdo nos vendrá a la cabeza, de años anteriores y esperanza de años venideros.

No dudéis en preguntar por la imagen o por esta tradición a los guías de la Asociación de guías oficiales de turismo de Burgos, durante los paseos por la ciudad. Contactad con nosotros a través de la web www.guiasdeburgos.es o del correo electrónico guiasdeturismoburgos@gmail.com

 


viernes, 26 de marzo de 2021

SAN PANTALEÓN DE LOSA. UNA EXCUSA PARA ESTAR AL AIRE LIBRE ESTA SEMANA SANTA

 



En la provincia de Burgos, en la Merindad de Losa, rodeada de un paisaje fascinante, bañado por el río Egea y sus afluentes, destaca sobremanera una peña con forma de navío en cuya cima se erige la ermita de San Pantaleón.

Lo que se sabe de San Pantaleón procede de un antiguo manuscrito del siglo VI que se encuentra en el Museo Británico. Este mártir cristiano nació en Nicomedia, actual Turquía, su nombre significa “el que se compadece de todos”, fue médico de profesión, sufrió la persecución de Diocleciano y fue torturado de numerosas maneras (los seis intentos de ejecución del martirio fueron: en plomo fundido, ahogándolo en el mar, en la rueda, en el potro, arrojándolo a las fieras y con la espada, siendo finalmente decapitado).

Al ver que, milagrosamente, el olivo seco junto al que lo torturaron comenzó a brotar, unas mujeres piadosas juntaron con unos trapos la sangre que San Pantaleón había derramado por su fe. Actualmente, esta sangre se conserva en Ravello (Italia) y en el Monasterio de la Encarnación de Madrid, donde se produce el prodigio de que se licua cada año el 26 de julio, víspera de la festividad del santo.

 

 

ALUSIONES GRIÁLICAS





Esta ermita del Siglo XIII perteneció a la Orden de San Juan de Jerusalén y en torno a ella han surgido numerosas leyendas relacionadas con el Santo Grial. La peña Colorada, sobre la que se construyó la iglesia se encuentra enfrente de la Sierra Salvada (Según los estudiosos de tan fascinante tema, los templarios custodiaban el Santo Grial en un lugar conocido como 'Mont-Salvat')

Y esta no es la única alusión griálica en la zona, pues no muy lejos de este lugar se encuentran las localidades de Criales(griales) y Siones (Sión era el monte de tierra Santa donde se establecieron los templarios). Además, esta última localidad se encuentra situada junto a la sierra de la Magdalena.

Se trate o no de una leyenda, lo cierto es que este lugar telúrico esta rodeado de misterios, a los que ha contribuido la compleja iconografía de la iglesia.

En la portada de occidental encontramos un atlante que algunos han identificado como Sansón, por su larga cabellera, y otros como San Pantaleón.

En las arquivoltas aparecen numerosos rostros y cabezas con forma humana y demoniacas.

En algunos capiteles aparecen personajes en barcas que podrían estar relacionados con la Pesca Milagrosa o con el Ciclo de Jonás, aunque otra interpretación es que pueden aludir al ciclo de la vida y las seis formas de martirio del santo titular.

En otros capiteles encontramos parejas de dragones y hay dos capiteles que muestran una serpiente de peculiar anatomía mordiendo a un ser humano. Se ha interpretado como el milagro que provocó la conversión de San Pantaleón cuando éste consiguió, por intercesión divina, la resurrección de un infante mordido por una serpiente venenosa.

La Asociación de Guías oficiales de Burgos también organiza visitas por la provincia a espacios tan bellos como éstos. Simplemente hay que ponerse en contacto en www.guiasdeburgos.es o en el mail guiasdeturismoburgos@gmail.com

sábado, 20 de marzo de 2021

SEPULCROS REALES: TAMBIÉN EN OÑA

 




El conjunto de sepulcros en el Monasterio de San Salvador en Oña, es algo único en España, ya no solo por su belleza sino sobre todo por su material. Los sepulcros suelen ser de piedra, alabastro, mármol, pizarra...pero en madera, tal cantidad y calidad es algo excepcional, que no se encuentra en Europa.

Son de la segunda mitad del XV, y obra del benedictino Fray Pedro de Valladolid, que profesaba en Oña. El maestro tardó 10 años en construirlos. Para ello, utilizó madera de nogal con taracea de boj, que es una de las maderas más duras a la hora de trabajar. Se sitúan dentro del estilo gótico mudéjar.

Los del lado del evangelio se caracterizan por la presencia de figuras humanas con decoración vegetal y anuncian el estilo renacentista, mientras que los del lado de la epístola nos muestra un estilo estrictamente geométrico, con una marcada influencia mudéjar.

 Los personajes enterrados en el lado de la epístola son: el del Conde don Sancho García, fundador del monasterio, el segundo el de su mujer la Condesa doña Urraca, el 3º es de un hijo de los anteriores, el Conde don García y en el último se encuentran enterrados dos hijos del rey Sancho IV, los infantes don Felipe y don Enrique.

 Los sepulcros del lado del evangelio son el de Rey Sancho II el fuerte, el segundo el de Sancho III el Mayor, rey de Navarra, a continuación, el de su mujer doña Mayor y el ultimo el del infante don García, hijo del Rey Alfonso VII.

Estamos deseando volver a viajar con vosotros por la provincia. Podéis encontrar nuestras visitas en la página www.guiasdeburgos.es, o en el correo electrónico guiasdeturismoburgos@gmail.com


viernes, 26 de febrero de 2021

GIL DE SILOE: EL MAESTRO DE LOS DETALLES




 

El post de hoy está dedicado a una gran figura del gótico tardío en Burgos, Gil de Siloé. Para algunos, es incluso, nuestro artista más admirado, por el preciosismo y talento que plasma en sus trabajos.

Poco, o muy poco, se sabe del origen de este ilustre personaje. En ocasiones aparece mencionado como “Gil de Emberres” (Amberes) y otras como “maestre Gil de Vrioles” (Urlianes-Francia), con lo que parece que estamos ante uno de los muchos artistas que llegaron a Castilla en el siglo XV, provenientes del norte de Europa, y por los que la Reina Isabel la Católica sentía una gran predilección.

Lo que sí conocemos, es que vivió en la calle La Calera, donde también tuvo su taller. El Cabildo le vendió en 1498 unas casas por 110.000 maravedíes.

En aquellos tiempos, el Cabildo cuidaba mucho la condición de los habitantes del barrio de la Vega,  así que podemos afirmar, que Gil de Siloé era un ciudadano de prestigio en Burgos, por aquel entonces.

De su vida personal, sabemos también que tuvo dos hijas y dos hijos. Sólo conocemos el nombre de uno de ellos, Diego de Siloé, que siguió los pasos de su padre y trabajó como arquitecto y escultor, llegando a ser un gran exponente del Renacimiento español.

En cuanto a su estilo, es muy personal, con un estilo y técnica completos; un arte que se acerca al del Bajo Rhin, y no sufre cambios, ni evoluciona una vez ya en Castilla. No se deja influenciar por el ambiente como les ocurría a otros artistas.

Muchas son las obras de arte que nos ha legado para nuestro deleite, a algunas de ellas ya les hemos dedicado algún artículo, como el Retablo de la capilla de Santa Ana en la catedral de Burgos. Este retablo es sin duda, junto con el de la Cartuja de Miraflores, el más sorprendente, por la minuciosidad y el detalle de cada una de sus figuras.

Su muerte se sitúa en torno a 1501 o 1505, por entonces, trabajaba en el retablo de Santa Ana de la capilla de los Condestables, dejándolo incompleto y terminando su obra en 1520, su hijo, Diego de Siloé.

La escultura renacentista de “Cristo muerto sujetado por ángeles”, de Diego,  contrasta en el retablo. Los conocimientos profundos de anatomía del artista, se plasman en la musculatura de esta figura. Este retablo ayuda a comprender las diferencias entre la escultura tardo-gótica y el renacimiento en manos de padre e hijo.

Animo a todos aquellos que lean este artículo a que sigan las huellas de Gil de Siloé en la ciudad de mano de uno de nuestros guías oficiales. Para contactar con nosotros, puede escribirnos por email a guiasdeturismoburgos@gmail.com, o en la web www.guiasdeburgos.es.

sábado, 20 de febrero de 2021

Uno de los grandes Traductores : San Jerónimo

 



En el día internacional del Guía de Turismo, la Asociación de guías os propone echar un vistazo a San Jerónimo, el patrón de los traductores y, que tanto tiene que ver con nuestra profesión, Aunque San Jerónimo se celebra el 30 de septiembre, fecha de su muerte, lo queremos recordar en nuestro día.

San Jerónimo es uno de los 4 padres de la Iglesia Latina. Nace en Estridón, de ahí que se le conozca con el nombre de Jerónimo de Estridón, y vivió en el siglo IV. San Jerónimo fue un gran escritor, pero hoy vamos a detenernos en su faceta de traductor, ya que, por orden del papa San Damaso, fue el encargado de traducir la biblia del hebreo al latín. Hasta entonces solo se podía leer en griego o hebreo. Había alguna traducción al latín pero era incompleta e inconexa y se conocía con el nombre de la Vetus Latina. Además, no había sido traducida por una única persona o institución y ni siquiera se había editado de forma uniforme. San Jerónimo no era un especialista en hebreo, así que como hemos hecho los guías, tuvo que marcharse a aprender el idioma, para lo que eligió la ciudad de Belén y desde allí, él solito y “sin traductor Google” comenzó tan magna obra.

Todas las obras importantes tienen errores y S. Jerónimo tuvo varios, debido a lo que podemos ver a la famosa escultura del Moisés de Miguel Ángel con cuernos, hablamos de la manzana del pecado original, o hemos escuchado multitud de veces "es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja que un rico en el reino de los cielos". 

 

Esta traducción se conoce con el nombre de Vulgata, y el nombre le viene de la vulgata editio (edición divulgada, dada al público) que se escribe en latín corriente para que llegue a todas las personas en vez del característico y más complicado latín clásico. En la Edad Media la Vulgata sufrió muchos errores debido a la multitud de copias.

 Las notas marginales fueron interpoladas erróneamente en el texto y así, ninguna copia era igual a otra.

 

 Cerca del año 550, Casiodoro hizo la primera tentativa de restauración de la Vulgata a su pureza original. Alcuino de York supervisó los esfuerzos para copiar una Vulgata restaurada, que él presentó a Carlomango en 801 y así podríamos citar a otros muchos traductores

 

Pero si queréis ver a un S. Jerónimo impresionante, no en su faceta de traductor, sino en la de penitente, que es la imagen que todos tenemos en mente, acudid a la catedral, a la Capilla de los Condestables. Allí, en el retablo de San Pedro encontráis uno de los San Jerónimos más bellos jamás esculpido, en este caso obra de nuestro Diego de Siloe

 

Estamos deseando poder enseñároslo durante nuestras visitas guiadas en la bella Catedral de Burgos, aprovechando que este año se cumple su VIII centenario. Consultad nuestras visitas en www.guiasdeburgos.es , o en el correo guiasdeturismoburgos@gmail.com


miércoles, 17 de febrero de 2021

Y EL ENCANTO PISÓ BURGOS

 

                                  Mel Ferrer y Audrey Hepburn en el vestíbulo del Hostal “El Cid” Foto Fede


Transcurría el año 1964 cuando una de las estrellas más rutilantes de Hollywood visitó Burgos: Audrey Hepburn.

La catedral, las Huelgas Reales o la Cartuja de Miraflores no fueron las razones por las que esta hija de un dandy banquero británico y una baronesa holandesa llegó a nuestra ciudad.

 Su primer marido, el actor norteamericano Mel Ferrer estaba rodando la película “El Señor de la Salle” cuyo plató principal fue la Catedral. Compartían reparto con Ferrer grandes actores españoles como Fernando Rey, Manuel Alexandre, Alfredo Mayo o Antonio Ferrandis. Hepburn le acompañó durante la grabación de esta cinta que nos relata la vida de San Juan Bautista de la Salle el fundador de las Escuelas Cristianas en el S.XVII.

El matrimonio se hospedó en el desaparecido Hostal “El Cid “en la calle Vitoria y sabemos que degustó algún almuerzo en el Hotel Landa, como lo acreditan algunas fotografías memoria ya de nuestro pasado.

Audrey Hepburn fue una estrella poco convencional para la época donde el canon de actriz que triunfaba era la rubia voluptuosa y despampanante, cuyos ejemplos más representativos eran Marilyn Monroe, Jane Mansfield o Kim Novak. Frente a ellas surgió un icono de elegancia, abanderada de la sencillez y la delicadeza modelada por la genial mano del modista francés Hubert de Givenchy, amigo leal durante toda su vida. Sus colaboraciones en grandes clásicos como “Sabrina” o “Charada” nos han dejado muestra de lo que es la buena costura y la elegancia.

Su primer trabajo en el cine como protagonista “Vacaciones en Roma” (Billy Wylder 1952) le valió su primer óscar y el inicio de una carrera fulgurante. Su descubridor y amigo, el director Billy Wyler  decía que era imposible resistirse a su encanto personal.

 Los que la conocieron hablan de su distinción, su simpatía y del amor que sentía la cámara por ella. A pesar de ello siempre hubo un halo de tristeza en su rostro, consecuencia, quizá, de su triste niñez, del abandono paterno y de sufrir los estragos de la IIª Guerra Mundial, que le provocaron su gran delgadez. (uno de sus hermanos acabó en un campo de concentración, otro desapareció, y su tío y primo suyo fueron fusilados por los nazis). Trabajó con las más grandes estrellas del momento y con los mejores directores: Gregory Peck, (con el que mantuvo una gran amistad durante toda su vida), Cary Grant, Humphrey Bogart, o William Holden.

En el amor no tuvo suerte al fracasar sus dos matrimonios, primero con el actor Mel Ferrer y el segundo con el psiquiatra italiano Andrea Dotti, fruto de ellos nacieron dos hijos.

Durante los últimos años de su vida los dedicó a la acción humanitaria de la mano de UNICEF, que la nombró su embajadora en 1988, siempre interesada por erradicar la pobreza de la infancia.  

El 24 de enero de 1993 murió, a los 63 años, de un cáncer de colón.

En Hollywood se decía que si los ángeles tuvieran ojos serían como los de Audrey Hepburn, y esperamos que las túnicas las haya diseñado Hubert de Givenchy.

Podemos seguir los pasos de algunos de nuestros artistas preferidos en las visitas de la Asociación de Guías oficiales de Burgos. Contacto por mail guiasdeturismoburgos@gmail.com, o en la web www.guiasdeburgos.es