CONTACTO

659268321

miércoles, 1 de abril de 2020

ESTATUAS DEL PASEO DEL ESPOLON


En 1788 el rey Carlos III hizo donación a la ciudad de cuatro estatuas, procedentes del Palacio Real de Madrid y se acordó que las estatuas se colocasen formando un cuadro, frente a las Casas Consistoriales.

En el proyecto original la cornisa de este gran edificio iba a estar decorada por 108 esculturas de gran tamaño. Se encargó al benedictino Fray Martín Sarmiento que elaborara un programa iconográfico de la historia de España para la decoración exterior del palacio. Se trataba de ilustrar toda la historia de España a través de sus Reyes.  El encargo se cumplió, esculpiendo a toda la monarquía hispana desde los reyes godos hasta los Borbones, pasando por los monarcas asturianos, leoneses, castellanos, aragoneses, navarros…Así como otros grandes personajes vinculados a España como los emperadores de México y Perú.

Finalmente nunca se colocaron en su ubicación original.  Una primera hipótesis dice que no fueron colocadas en la cornisa ya que se pensó que el peso de todas ellas podía dañar la estructura del edificio. Aunque cuenta una leyenda madrileña que no se llegaron a colocar nunca debido a las pesadillas de la Reina Isabel de Farnesio (esposa de Felipe V), mujer muy supersticiosa,  que veía en sus sueños como un terremoto sacudía la ciudad de Madrid y las estatuas terminaban por caer encima suyo hasta aplastarla. Estos perturbadores sueños podían ser una premonición sobre el final de la monarquía por lo que Isabel instó a su hijo, el Rey Carlos III, a colocar las estatuas en otro lugar “menos peligroso”.

El caso es que el tejado del Palacio Real nunca contó con esta ilustre compañía y las figuras de piedra permanecieron guardadas en unos sótanos subterráneos.

Años más tarde,  la reina Isabel II donaría a la ciudad las cuatro esculturas restantes que adornan el Paseo del Espolón.

Otros lugares que recibieron  estatuas  procedentes del Palacio Real fueron Vitoria, Toledo, Ronda, San Fernando de Henares, Aranjuez, El Ferrol, Pamplona o Logroño (destruidas las de esta ciudad en 1931 en tiempos de la República)

En Madrid decoran la Plaza de Oriente, el Parque del Retiro, los Jardines de Sabatini o el Museo del Ejército…

La Asociación de guías de Burgos os cuenta esta y más anécdotas sobre nuestro bello Paseo del Espolón. Tenemos Visitas guiadas para todos. No dudéis en poneros en contacto en el mail : guiasdeturismoburgos@gmail.com y también encontraréis nuestra información en la web www.guiasdeburgos.es

jueves, 26 de marzo de 2020

¿POR QUÉ NO VOLVIERON AL PALACIO?


Corría el año 1845 y la reina Isabel II decidió visitar nuestra ciudad de Burgos. El Ayuntamiento se puso manos a la obra para buscar alojamiento para tan regia visita.

Tras muchas alternativas se decidieron por los palacios que tenía la Marquesa viuda de la Vilueña junto al Paseo del Espolón.
El Marquesado de la Vilueña había sido concedido en primer lugar por el rey Felipe IV a favor de José Manrique de Luna, en un señorío que existía desde el siglo XIII y que estaba relacionado con el Condestable Álvaro de Luna. Posteriormente fue rehabilitado por Carlos II en 1619 para Dionisio Fernández de Heredia, conde de Aranda.

La marquesa aceptó gustosa, siempre que se realojara a aquellos que en las casa vivían y que, tras la visita real, se comprometieran a dejarla como estaba al principio.

El Ayuntamiento aceptó y comenzó los preparativos para su decoración. Hay que decir, que, siempre que los reyes se alojaban en un edificio de nuestra ciudad, se pedía esfuerzo a todos para colaborar en su decoración. En el interior se decoró cada estancia en unos colores, así como se colgaron telas en los balcones para que los burgaleses distinguieran quién dormía en que estancia. La reina recibió los colores dorado para el balcón y morado para sus cortinas de cama.

También se adecentaron los alrededores del Palacio, llegando a cerrar las ventanas,que lindaban con el Palacio, de la cárcel (en el lugar donde se encuentra el Palacio de la Diputación) y derribar aquellas viviendas que presentaban un aspecto feo.

Imaginamos que la estancia de Isabel en el Palacio fue agradable, ya que así lo expresó antes de partir.  ¿Cumpliría el ayuntamiento todas las condiciones impuestas? ¿se encontraría la Marquesa el Palacio en el estado que ella pensaba? Mucho nos tememos que no fue así, ya que , a partir de ese momento se negó en rotundo a volver a alojar a los visitantes reales cuando se lo solicitaron en sucesivos viajes.

Por cierto, que una de las obras de arte que se utilizó para decorar las habitaciones de Isabel fue el cuadro que Juan de Flandes había hecho de Isabel la Católica, pero………ese es tema para nuestra visita.

Durante los visitas guiadas por la ciudad de la Asociación de guías oficiales podemos mostraros el lugar donde se encontraba el Palacio del que os hablamos. Contacta con nosotros en www.guiasdeburgos.es o en el correo guiasdeturismoburgos@gmail.com

lunes, 23 de marzo de 2020

PASEO PRIMAVERAL POR EL VALLE DE CADERECHAS



             Valle de Caderechas. Empezando a brotar .

El valle de las caderechas es un pequeño y sorprendente enclave burgalés situado en el costado noroccidental de la comarca de la Bureba; recomendamos visitarlo  en cualquier época del año y especialmente en el mes de abril, cuando se cubre con un espectacular manto blanco de sus miles de cerezos en flor.

Ya los hombres del Paleolítico dejaron huellas de su presencia en las cuevas del valle y de su entorno. De época romana le viene al valle su nombre, Caderechas, que procede del vocablo latino “cataractae”, cataratas, en alusión a los numerosos saltos de agua existentes. Aunque  Julio Caro Baroja apunta otro posible origen, nos dice que el topónimo podría derivar de la raíz celta “card” (pedregal).

Desde la antigüedad y hasta la Edad Media, los pueblos de esta zona estuvieron dedicados a la agricultura y a la ganadería. En el S.XVI se desarrolló la industria de los telares y el territorio se pobló de plantaciones de lino. Fue también zona de arrieros, que empleaban sus monturas para llevar las mercancías hasta la calzada romana de Burdeos a Astorga, cruzando el páramo de masa.

Su quebrado y aislado paisaje aparece salpicado de pintorescos pueblos que han sabido conservar su arquitectura tradicional como: Salas de Bureba, Aguas Cándidas, Padrones de Bureba, Escóbados de Abajo, Madrid de las Caderechas, Huéspeda, Herrera, Quintanaopio, Río Quintanilla, Rucandio, Ojeda, Hozabejas, Cantabrana ,Terminón ( su nombre deriva de Terminus, dios romano de las fronteras, ya que éste lugar fue frontera de sus legiones).

Si queréis visitar las Caderechas, ya sea primavera o no, os llevamos. Contactar con la Asociación de guías de Burgos en la web :www.guiasdeburgos.es o en el correo electrónico: guiasdeturismoburgos@gmail.com

POR LA RIBERA DEL ARLANZA



El agua es símbolo de vida y la del río Arlanza se transforma en arte, historia, gastronomía y en la generosidad de las gentes de esta comarca. La Asociación de Guías de Turismo de Burgos te invita a “navegar” por estas tierras míticas de Castilla.

Siguiendo el cauce del Arlanza descubriremos la villa ducal de Lerma, ciudad-convento reflejo del poder de Don Francisco Gómez de Saldoval y Rojas, valido del rey Felipe III. Recorreremos sus calles barrocas visitando el antiguo palacio ducal sus conventos la magnífica Colegiata dedicada a San Pedro y su espléndida plaza.



El curso del Arlanza nos permite detenernos en la localidad de Covarrubias, pintoresca villa relacionada con el buen conde Fernán González y con el origen del reino castellano. Entramos por el Arco del Adelantamiento del S.XVI, y a lo largo de  nuestro recorrido visitaremos la Colegiata de San Cosme y San Damián. Este magnífico templo  custodia en su interior tesoros de su pasado como el tríptico de Covarrubias y  sepulcros medievales entre los que destacan los del conde Fernán González, el de su esposa Sancha o el de Doña Urraca. La villa conserva su arquitectura popular con  entramados de madera que sorprenden al visitante. Para sorpresa, sin duda, las leyendas que a través de los siglos han marcado la historia de esta localidad, como la desafortunada vida de la Princesa Cristina de Noruega.

Dejamos por un momento las aguas del Arlanza para adentrarnos en el valle de Tabladillo, enclave del milenario Monasterio de Santo Domingo de Silos. Su claustro románico de exquisita belleza conserva una serie de relieves y capiteles de los S.XI y S.XII, considerados obras maestras de su tiempo. En el centro del mismo destaca el famoso ciprés, al que han cantado grandes poetas, entre ellos Gerardo Diego. En la iglesia abacial resuenan diariamente los cantos gregorianos entonados por los monjes que nos permiten retrotraernos a tiempos pasados.

La ruta puede continuar por otros interesantes parajes, como el espacio natural de la Yecla, la visita a la iglesia visigoda de Santa María de Quintanilla de las Viñas del S.VII o las ruinas del monasterio benedictino de San Pedro de Arlanza.

Imposible resumir en un pequeño blog la experiencia de viajar a través de esta ruta del Arlanza, os lo podemos transmitir en nuestras visitas. No dudes en contactar con la Asociación de guías oficiales de turismo de Burgos en nuestra web : www.guiasdeburgos.es o en el  correo :guiasdeturismoburgos@gmail.com, así como en nuestro teléfono 659268321

sábado, 21 de marzo de 2020

¿POR ESTO CASÓ CARLOS II EN QUINTANAPALLA?




                  Quintanapalla. 
                  foto de: manconunidades.burgos.es


Seguro que muchos sabéis que el rey Carlos II casó en Quintanapalla con María Luisa de Orleans, como cada año nos lo recuerdan en la magnífica recreación que la localidad realiza cada mes de agosto. Pero,¿Porqué en Quintanapalla y no en Burgos? Vamos a tratar de dar una pequeña razón, no sabemos si es verdad o no, descubridlo en nuestras visitas.

Resultó que el rey Carlos se acercó a Burgos el 5 de Noviembre de 1679, con la idea de desposar a la sobrina del francés Rey Sol en nuestra magnífica Catedral.

Como se había anunciado este evento a la ciudad el día 20 de Julio, el regimiento no escatimó en los preparativos, así como el Cabildo. Pero, al parecer el arzobispo, que entonces era D. Enrique de Peralta y Cárdenas, no acudió a saludar al rey a Lerma, en los días anteriores a su llegada a Burgos.

Esto no gustó nada a Carlos, que más tarde se negó a recibir al arzobispo en el Palacio de los Condestables, su residencia en Burgos.

De modo que las relaciones entre el rey y el arzobispo que debía casarlo no eran las mejores. Se añadió además la repentina enfermedad del Arzobispo, que, seguramente, debería aplazar la ceremonia, planeada para el 19 de Noviembre.
Pues Carlos, no contento con la situación y puesto que era el rey aprovechó para acercarse a Quintanapalla a recibir a la nueva reina, y ya de paso ordenó que se preparara allí un altar y se celebrara la boda.

De esta manera Carlos y María Luisa entraron en Burgos por la puerta de San Juan, ya como marido y mujer.

¿Cómo terminó el arzobispo D. Enrique? No lo pondremos en este artículo, preferimos contarlo en persona durante los paseos por la ciudad, aunque ya adelanto, que no tuvo el funeral que seguramente él hubiera querido.


Más anécdotas como estas podéis descubrir en las visitas guiadas que la Asociación de guías de turismo de Burgos ofertamos. Podéis verlo en la web:www.guiasdeburgos.es o contactar con nosotros en el mail:guiasdeturismoburgos@gmail.com

viernes, 20 de marzo de 2020

UNA ESTATUA PARA El CID

Ya desde el Siglo XVI, como consta en un acta municipal de 1594, la ciudad de Burgos tuvo la intención de  erigir un monumento al Cid.

El 28 de Agosto de 1905 Alfonso XIII coloca la primera piedra del Monumento al Cid en la Plaza de Castilla, guardándose en una caja de plomo el acta del acontecimiento, junto con periódicos del día y monedas de oro y plata. Las Cortes en dicho año conceden el bronce para el monumento.

En 1947 el Alcalde de Burgos Carlos  Quintana, con motivo de la impresión del “Cantar de Mío Cid” por la Junta del Milenario de Castilla, retoma la idea de la construcción del monumento, consiguiendo del Ministerio del Ejercito que devolviera a Burgos el bronce que las Cortes habían concedido para la realización del mismo años atrás. Dicho alcalde firma un contrato ese mismo año con Juan Cristóbal González para la ejecución de la estatua.

Cuentan que el 6 de Junio de 1949, cuando ya el artista tenía realizada la escultura, se cae la cabeza de Babieca, existiendo dos versiones: una la de la caída fortuita y otra que dice que fue provocada por el mismo Juan Cristóbal, así realizar un nuevo Cid, al no estar el artista satisfecho del todo con su obra.

Entre junio de 1949 y junio de 1950 Juan Cristóbal comienza una segunda escultura del Cid. En este segundo Cid, Juan Cristóbal remodela la cabeza de Babieca, modifica la barba de Rodrigo y dota al Cid de capa.

Tras exponer la estatua del Cid en su estudio de la calle Londres (Madrid),  Juan Cristóbal hace entrega de la estatua en escayola a la Fundición Hermanos Codin en diciembre de 1951.

Para la estatua de Juan Cristóbal se estudiaron por la Junta Cidiana los emplazamientos de las Plazas de Fernando III “El santo”, Plaza de Vega, Duque de la Victoria y  la que finalmente se eligió.

La obra arquitectónica fue encargada por el Ayuntamiento de Burgos, mediante concurso, al arquitecto Fernando Chueca Goitia.
El pedestal de forma cuadrangular está compuesto por varios materiales, el zócalo es de granito gris, el cuerpo central de granito rosa y la parte superior de piedra caliza. En los laterales hay dos inscripciones relativas al Cid y en los lados norte y sur los escudos de Castilla y Burgos.

Las inscripciones que se pueden leer son las siguientes:
“El Campeador llevando consigo siempre la Victoria fue por su nunca fallida clarividencia, por la prudente firmeza de su carácter y por su heroica bravura, un milagro de los grandes milagros del Creador”
Año 1099: en España dentro en Valencia murió el Conde Rodrigo Díaz. Su muerte causó el más grave duelo en la Cristiandad y gozo grande entre sus enemigos

La figura del  Cid va unida a la historia de nuestra ciudad, como os podemos contar en nuestros Paseos con la Asociación de Guías de Turismo de Burgos. Podéis ver nuestra oferta de estas visitas en la web :www.guiasdeburgos.es. O puedes contactar con nosotros para personalizar vuestras visitas en el teléfono  +34 659 268 321 o en el correo electrónico :guiasdeturismoburgos@gmail.com

miércoles, 18 de marzo de 2020

CAPILLA DE LA CONCEPCIÓN O DE SANTA ANA


Construida entre 1477 y 1488, por los arquitectos Juan y Simón de Colonia por orden del obispo Don Luis de Acuña y Osorio, es una de las más ricas e impresionantes capillas de la Catedral de Burgos.

Todas las capillas fueron en su origen capillas privadas financiadas por familias ricas y que servían de panteón familiar. En el centro encontramos el sepulcro del fundador, Luis de Acuña y Osorio, obra maestra de Diego de Siloé.

El retablo, de estilo gótico florido,  es obra de Gil de Siloé, padre de Diego. En él está representado el árbol de Jessé en torno al abrazo de Joaquín y Ana, padres de la Virgen María. Además hay representaciones sobre la vida de la Virgen y de sus padres: La expulsión de San Joaquín del Templo, la aparición del ángel a San Joaquín, el nacimiento de la Virgen, la presentación de la Virgen en el templo.

Uno de los relieves representa al donante, el obispo Acuña rodeado de sus acólitos y otro a San Humberto, patrón de los cazadores y santo por el que el obispo sentía gran devoción.

En la predela, la parte inferior del retablo, están los cuatro evangelistas representados con sus símbolos  (tetramorfos). El evangelista San Marcos lleva puestos unos binóculos, algo que no existía en su época. En varias obras de Gil de Siloé encontramos un personaje que lleva unos lentes, se dice que es su firma y que quizás pueda ser su propio retrato.

 Si queréis saber más sobre la Capilla de Santa Ana, no dudes en visitar con la Asociación de guias de turismo de Burgos la Catedral de Burgos. Para contactar , podéis hacer lo en el teléfono  +34 659 268 321 o en el correo : guiasdeturismoburgos@gmail.com o en la web www.guiasdeburgos.es


lunes, 16 de marzo de 2020

EL PALACIO DE LA ISLA: RESIDENCIA REAL ANTE LA



En la noche del 23 de septiembre de 1891 se produce un gravísimo accidente ferroviario entre las estaciones de Burgos y Quintanilleja, donde el expreso que procedía de San Sebastián colisionó con el tren mixto, que circulaba en dirección contraria. Afortunadamente a los viajeros del “mixto” les salvó la vida la heroica conducta del maquinista, Pedro Jaca, quien, al darse cuenta de que el expreso se acercaba, frenó e hizo que bajaran del tren los viajeros, quedando él en su puesto y muriendo.


En el expreso viajaba el ex ministro  José Canalejas y Saturnino Frutos Ojitos” , banderillero de Frascuelo, que colaboraron en el rescate de los heridos.


El resultado fue de 15 muertos y 25 heridos, todos del expreso salvo 1 del “mixto” , el maquinista.


La magnitud de la tragedia motivó que la reina regente, María Cristina y el rey niño, Alfonso XIII, y las infantas Mª de las Mercedes y Mª Teresa, acudieron a Burgos con objeto de asistir el 13 de octubre de 1891 a una misa Réquiem en la Catedral por las víctimas, y también visitar a los heridos.


Tres días estuvieron de lunes a miércoles, 12,13 y 14 de octubre de 1891, alojados en el palacio de los Muguiro, hoy conocido como Palacio de la Isla y que en la actualidad es sede del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua.


Los Muguiro  hicieron un pedido de flores por valor de 6.000 reales para adornar el palacio, destacando las violetas, flores preferidas de la reina. La reina agradecida por el detalle le  regaló a doña Francisca una pulsera formada por tres aros, uno de brillantes, otro de zafiros y un tercero de esmeraldas. Por su parte, su marido es nombrado”Gentilhombre de Cámara”.

Aunque no es el espacio más conocido de Burgos entre nuestros turistas, desde la Asociación de guías de turismo de Burgos, siempre podemos acercarles a este bello Palacio de la Isla ,así como al Jardín botánico que se encuentra frente a él y mostrarles un trocito de Burgos que nuestros visitantes, a menudo, se pierden.  Nos lo pueden solicitar en nuestro correo:guiasdeturismoburgos@gmail.com
, o en nuestra web www.guiasdeburgos.es, así como en el teléfono 659268321


jueves, 12 de marzo de 2020

LA BELLEZA EN LOS DETALLES

La mayoría de las veces nos quedamos admirando los retablos desde lejos, y siempre nos parece fantástica la obra. Sin embargo, deberíamos siempre mirar los detalles. Éstos son los que hacen que una obra sea realmente especial.

Para no alejarnos mucho, nos acercaremos a los detalles del gran retablo que Gil de Siloe realizó para Luis de Acuña entre los años 1483 y 1486.

Los pequeños querubines jugando con los pájaros o comiendo sus uvas
Los detalles en los apóstoles , como San Marcos, ¿los veis? Buscad un poco más si no, merece la pena descubrirlos.                                                                                                                             
Desde la Asociación de Guías oficiales de Turismo de Burgos , os acompañamos en esta aventura . Para mayor información, tenemos visitas guiadas a la Catedral, a la carta. Mirad en esta página web wwww.guiasdeburgos.es





viernes, 6 de marzo de 2020

PALACIO DEL DUQUE DE LERMA (PARADOR NACIONAL DE TURISMO)






Lerma está ligada a la figura de don Francisco Gómez de Sandoval y Rojas, valido del rey Felipe III, uno de los hombres más poderosos del Siglo XVII y también uno de los más corruptos de la historia.
Durante los veinte años que el duque se mantuvo como privado del rey, Lerma se vio engrandecida y favorecida. Entre 1600 y 1617  se erigió uno de los conjuntos histórico-artísticos mejor conservados de España en estilo herreriano. 

La construcción del palacio se encargó inicialmente al arquitecto de la corte Francisco de Mora, llevando a cabo las obras de cantería el maestro Pedro de la Pedrosa.

La segunda ampliación la realizó el arquitecto carmelita Fray Alberto de la Madre de Dios. Finalmente, Juan Gómez de Mora, sobrino de Francisco de Mora, diseñará las cuatro torres que rompen la horizontalidad del edificio y le dan un aspecto parecido al Escorial.

La fachada principal tiene una sobria portada, flanqueada por columnas toscanas que rematan en un entablamento y un frontón semicircular. Los escudos ducales se disponen a ambos lados del balcón central. 

El claustro tiene en la planta baja veinte columnas toscanas rematadas en arcos de medio punto y en la parte superior veinte columnas jónicas.

En la planta baja se conservan dos salas con bóvedas de cañón sobre arcos fajones que son restos del antiguo castillo.

En su día en el palacio se exhibían relojes, tapices, reposteros, armas, productos de origen africano, americano, oriental (concepto manierista de Cámara de las Maravillas, en las que junto a piezas artísticas se encontraban productos exóticos y extraños que llamaban la atención de un público ávido de conocimientos)
Como complemento al palacio se encargó la realización de un grandioso parque en la vega del Arlanza: estanques, fuentes, aves acuáticas, peces y distintas especies de árboles, convertían este lugar en un remanso de paz.

Nuestras visitas guiadas por la Ribera del Arlanza te descubrirán localidades como Lerma, Covarrubias, el Monasterio de Santo Domingo de Silos o el desfiladero de la Yecla, entre otros.

Contacta con la Asociación de Guías Oficiales de Turismo de Burgos en el teléfono 659268321,en la web www.guiasdeburgos.es o en el correo electrónico guiasdeturismoburgos@gmail.com

martes, 3 de marzo de 2020

TEATRO ROMANO DE CLUNIA

En la ciudad romana de Clunia, situada en la actualidad entre las localidades de Coruña del Conde y Peñalba de Castro, se pueden admirar los restos del que fue de los teatros romanos más importantes de la Península Ibérica.

El teatro, excavado en roca, se edificó en tiempos del emperador Tiberio y tuvo una capacidad de 10.000 espectadores, lo que le convertía en uno de los mayores de su época en Hispania.

La política de romanización de los pueblos conquistados hizo que se construyeran teatros, así como anfiteatros, circos, foros y templos, con similares características a lo largo de todo el imperio, desde Hispania hasta Oriente Medio. Hay ciertas semejanzas entre circos, teatros y anfiteatros de la Roma antigua. Todos se construyeron con iguales materiales —piedra y mortero romano— y tenían como fin servir al ocio ciudadano por medio del espectáculo. 

Las características principales del teatro Romano derivaron en un principio de las del teatro griego, ya que muchas de las características generales de la arquitectura romana derivan directamente de la arquitectura del período helenístico.

Los primeros teatros se construyeron en madera. Éstos se derribaban después de que el acontecimiento para el cual fueron erigidos concluyera, ya que una ley impedía la construcción de teatros permanentes. Sin embargo, en el 55a.de C. se construyó el Teatro de Pompeyo con un templo para evitar así dicha ley.

Su recuperación ha sido merecedora del premio en la sección de Restauración y rehabilitación otorgado por los Premios bianuales de Arquitectura de Castilla y León de 2004-2005. El jurado destacó «la respetuosa recuperación del teatro y el tratamiento paisajístico general».

Visita con la Asociación de Guías de Burgos una de las ciudades romanas más importantes de la Península Ibérica.
Nuestras visitas guiadas te descubrirán una provincia llena de cultura, sorprendentes paisajes y deliciosa gastronomía. Más información en www.guiasdeburgos.es
Contacta con nosotros en el teléfono 659268321 o en el correo electrónico: guiasdeturismoburgos@gmail.com

domingo, 1 de marzo de 2020

ATAPUERCA. YACIMIENTO DE GRAN DOLINA

Gran Dolina es uno de los yacimientos de la Sierra de Atapuerca, en cuya excavación del nivel TD6 el año 1994 se produjo una gran sorpresa, la aparición de 85 restos humanos muy fragmentados, correspondientes a diferentes partes esqueléticas de seis individuos. El análisis taxonómico de este nivel concluyó que, los agentes responsables de tal acumulación fueron seres humanos, por lo que se afirmó que TD6 actuó como un campamento residido por grupos humanos hace unos 800.000 años. 

El estudio de los restos humanos atestiguó que se trataba de una especie nueva que fue bautizada como Homo antecessor, explorador o pionero. Estos restos se convirtieron en aquel momento en los restos humanos de mayor antigüedad hallados hasta esa fecha en Europa.

Al estudiar detenidamente los restos de antecessor, se vieron marcas de corte en los huesos realizadas con herramientas líticas, exactamente igual que las halladas en los restos óseos de los animales, por lo que las investigaciones han podido demostrar que se trata de canibalismo. 

La datación de los restos se ha identificado por paleomagnetismo (inversión del polo magnético de la Tierra en el nivel TD 7) y por los restos hallados de Mimomys Savini.


Para conocer más sobre las excavaciones llevadas a cabo en la Sierra de Atapuerca desde su comienzo hasta nuestro días les ofrecemos visitas guiadas al Museo de la Evolución Humana, donde además de poder ver algunos restos originales de humanos y animales hallados en Atapuerca, disfrutarán en la zona dedicada a Darwin y la Evolución Humana, así como en otras dedicadas al cerebro, a los distintos homínidos del mundo, a la creación del fuego, al Paleolítico y Neolítico, entre otras.
Para más  información contacten con la Asociación de Guías de Burgos en el teléfono  659268321 o en el correo electrónico guiasdeturismoburgos@gmail.com

En nuestra web www.guiasdeburgos.es pueden encontrar distintas rutas por Burgos y provincia, siempre acompañados de un guía oficial de Turismo habilitado por la Junta de Castilla y León.

sábado, 29 de febrero de 2020

QUE TE DEN MORCILLA, PERO QUE SEA DE BURGOS

La morcilla es un producto asociado a la matanza del cerdo. Desde antiguo se elaboraba con distintas partes de este magnífico animal: sangre, tripas, manteca a las que se añadían productos de origen vegetal como la cebolla y especias como el pimentón y la pimienta.

Fue en el S.XVIII cuando a la morcilla de Burgos se le incorporó el arroz. Fueron los carreteros quienes trajeron este ingrediente desde las tierras valencianas, hacia donde transportaban la madera obtenida de los pinos de la sierra. Quedaban así sentadas las bases  de la actual morcilla de Burgos: “sosa, sabrosa y picantosa”.

Todos hemos oído la expresión “Qué te den morcilla” con la que se cierra una discusión.

Al parecer, esta expresión tiene su origen en ciertos procedimientos higiénicos llevados a cabo en las ciudades.  La rabia o la hidrofobia era una enfermedad muy común en otros tiempos y, en algunas ciudades, llego a convertirse en una verdadera epidemia. Se transmitía a través de perros y gatos y hacía su parte la falta de costumbres higiénicas y la falta de salubridad de las aguas, de modo que las autoridades decidían periódicamente eliminar a los perros y gatos vagabundos que poblaban las calles. Para ello se utilizaban morcillas envenenadas. La historia ha demostrado que mediante este procedimiento sólo se eliminaban estos animales pero no se erradicaba la rabia y además aumentaba la posibilidad del cólera y otras pestes.
En aquellos tiempos que te mandaran a que te dieran morcilla era bastante fuerte por la connotación que llevaba implícita, afortunadamente el dicho se ha suavizado mucho a partir del olvido de su origen primero.

Descubra con la Asociación de Guías Oficiales de Turismo de Burgos la rica gastronomía burgalesa y el origen de muchos de los dichos y refranes relacionados con ella.
 Nuestra Ruta de Tapas consiste en una visita guiada por el casco histórico de Burgos acompañado por un guía oficial de Turismo, así como en la degustación de tapas típicas de nuestra ciudad.
Para más información contacte con la Asociación de Guías de Burgos en el teléfono  659268321 o en el mail: guiasdeturismodeburgos@gmail.com

Visite nuestra web www.guiasdeburgos.es donde encontrará muchas más Rutas por Burgos y provincia.

viernes, 28 de febrero de 2020

¿CUÁNTAS TUMBAS TUVO EL CID?

Sobre Rodrigo Díaz, el Cid Campeador, todo el mundo conoce que nació en Vivar, pero no son muchos los que saben todos los traslados que han sufrido sus restos desde que murió en Valencia hasta que fueron depositados en el crucero de la Catedral de Burgos. 

1099- Muerte en Valencia. Enterrado según la tradición en la Iglesia de las Victorias, hoy parroquia de San Esteban.

1102- De Valencia a Cardeña, enterrándosele en un nicho al lado del altar mayor, al abandonar Valencia Doña Jimena. Hacia 1104 se puso en el mismo sepulcro el cuerpo de Doña Jimena.

1272- Se colocan ambos cuerpos en tumbas distintas, por mandato del rey Alfonso X, en el centro de la iglesia del Monasterio de Cardeña.

1447- Se derriba la iglesia, construyéndose la gótica. El sepulcro del Cid se coloca frente a la sacristía y el de Doña Jimena en el claustro del convento.

1541- Debido a unas obras, se acerca a la pared del Evangelio, uniéndolo la tumba de Doña Jimena. 

A petición del Ayuntamiento, el Emperador ordena que se vuelva a situar el sepulcro en el centro de la capilla principal.

1735- Se reúnen en una capilla los veintiocho sepulcros del actual panteón cidiano, poniendo en el centro los de Don Rodrigo y Doña Jimena, con sus estatuas yacentes.

1808. Saqueo por las huestes napoleónicas dispersándose los huesos. En 1809 el general Thiébault los recoge y lleva a su domicilio, mientras se construye un nuevo mausoleo en el Paseo del Espolón.

1809- Se depositan los restos en el nuevo sepulcro, proyectado por Vallier frente a las Casas Consistoriales.

1826- Con objeto de devolver los restos a San Pedro de Cardeña, se sacan del sepulcro y se depositan en el Ayuntamiento.
Se trasladan nuevamente a Cardeña.

1842- Años después de la Desamortización se trasladan al Ayuntamiento.

1843- Se pasan los restos de la caja de caoba a una urna de cristal y caoba.

1891- Se pasan a otra caja de caoba.

1921- Traslado a su sepulcro actual en el crucero de la Catedral, con asistencia de los Reyes.

Descubra con las visitas guiadas a la Catedral de Burgos, realizadas por la Asociación de Guías Oficiales de Turismo de Burgos, todos los secretos que encierra la Seo burgalesa.

También tenemos a su disposición una ruta del Cid en la que de forma didáctica y amena nuestros guías oficiales les explicarán la historia y leyenda de uno de los burgaleses más ilustres.
Contacte con la Asociación de guías Oficiales de Burgos para la contratación de visitas guiadas en el teléfono 659268321 o en el correo electrónico: guiasdeturismoburgos@gmail.com

 Más información sobre otras visitas guiadas en www.guiasdeburgos.es

jueves, 13 de febrero de 2020

INUNDACIONES EN BURGOS 21 DE FEBRERO DE 1296


Una de las inundaciones más antiguas y mayores de que se tiene noticia es la que ocurrió el día 21 de febrero de 1296. De ella nos habla Juan Albarelos en “Efemérides”. Desgraciadamente no ha sido la única e importante inundación que ha sufrido nuestra ciudad.

 En 1627 otra terrible riada causa enormes desgracias en Burgos. De esta jornada luctuosa se cuenta la siguiente anécdota que pone de relieve los sentimientos caballerescos de la época. Y sucedió así: “El condestable de Castilla, Don Íñigo Fernández de Velasco, que se hallaba en Burgos de paso para  la corte acompañando a la Reina Dº Leonor y a los Príncipes Franceses, tuvo noticia de que las monjas de Santa Dorotea estaban en peligro de perecer ahogadas, y acudió a socorrerlas y a caballo y acompañado de otros veinte jinetes. Pasaron sin novedad  el puente de Santa María, pero se hallaban todavía en la plaza de Vega, cuando el puente se hundió con gran estrépito, destruido por la violencia de la corriente”. 

Después de esta inundación, el puente de Santa María debió ser reconstruido sin la necesaria solidez, porque en 1582 otra riada lo destrozo de nuevo. También se registran otras importantes inundaciones en 1769,1775 ,1874 y 1930.



Si queréis saber más os lo contamos en nuestras rutas. Podéis encontrar la información en www.guiasdeburgos.es

o contactar en nuestro correo electrónico guiasdeturismoburgos@gmail.com




viernes, 7 de febrero de 2020

LA OLLA FERROVIARIA O PUCHERA


La olla ferroviaria, es uno de los platos típicos más insólitos de la gastronomía española que nació al calor del carbón castellano.

Se refiere tanto al plato como al recipiente de cocina donde se realiza el guiso.

La puchera u olla es el utensilio que se utilizaba por los maquinistas y demás personal del ferrocarril ( fogoneros, guardafrenos, etc) para cocinar guisos o platos calientes en el largo recorrido que hacía el ferrocarril minera de La Robla (León) a Bilbao. Esta larga ruta llevaba el carbón desde las minas de León hasta los Altos Hornos de Bilbao que comenzaron a funcionar a finales del S.XIX.

Fue en el tren de La Robla, inaugurado en 1894, donde se guisó la primera olla ferroviaria. Era el trayecto mayor de Europa de vía estrecha, con locomotoras de vapor.

Para combatir el frío, el personal del tren cocinaba sus guisos en ollas alimentadas por carbón, donde elaboraban guisos de carne con patatas, potajes o platos de legumbres, que se cocinaban lentamente en la olla mediante el recorrido.

Los trenes eran lentos y la orografía para nada favorable, se atravesaban las provincias de León, Palencia, Cantabria, Burgos y Vizcaya, zonas frías en invierno.

Fue originario de Mataporquera y su municipio Valdeolea, y de allí se extendió por todo el recorrido de esta línea ferroviaria.

La olla realmente es un doble recipiente: en el exterior, una especie de estufa alimentada con brasas, con una apertura por el frente para añadir más carbón y mantener el fuego vivo. Por la parte de arriba se introduce la cacerola grande que encaja en el borde superior de la olla, quedando dentro de ella y con su parte baja que queda a unos centímetros de las brasas del carbón. La olla o puchera tenía un asa para poder transportarla con facilidad.

En nuestras rutas por la provincia os podemos contar nuestras tradiciones para que no caigan en el olvido. Contactar con guiasdeturismoburgos@gmail.com

o, en la página web : www.guiasdeburgos.es

martes, 4 de febrero de 2020

C A L L E F E R N Á N G O N Z Á L E Z ( S A N L L O R E N T E, C O R O N E R Í A Y T E N E B R E G O S A )





Debe su nombre a que la tradición ubicaba las casas de Fernán González allí y a finales del siglo XVI se levanta un arco triunfal dedicado al “Buen Conde”.
Auténtica “milla de oro” de la Cabeza de Castilla durante los siglos bajomedievales y el Renacimiento. Hasta el siglo XVII fue la arteria principal de la ciudad.
Aquí estuvieron las antiguas parroquias de San Martín, San Román, San Andrés, Viejarrúa y San Llorente.

En el siglo XIX el Concejo trató de hacer un “Paseo de los Monumentos” de hombres ilustres, es así como se decide construir “El solar del Cid” y “El monumento al Empecinado”.
Es la calle donde más iglesias, hospitales y palacios había de toda la ciudad, así como cofradías y artesanos cualificados.

Aquí se asientan las oligarquías mercantiles burgalesas y es el centro comercial y financiero de rango internacional de toda la ciudad.

-Tres nombres en sus tres tramos. En el planchón, colocado por el Ayto de Burgos en la fachada de una de las casas hacia la mitad de esa calle, en donde se ubica el Hotel “Mesón de Cid” se puede leer una cartela que así lo recuerda.

-San Llorente, próximo al templo parroquial del mismo nombre (plaza de los Castaños), uno de los más antiguos del Burgos medieval y lugar de enterramiento de la nobleza.

-Coronería, cerca de la basílica catedralicia, recibía su nombre de la puerta norte del crucero.

-Tenebregosa, se llamaba así por lo estrecho de su calzada y por la escasa luz que recibía.
Otro nombre más ha sido calle Real, porque por ella entraban en Burgos, una vez hecho el juramento y traspasado el Arco de San Martín, o “Puerta de Reinosa”, los reyes, altos dignatarios y muy posiblemente el mismísimo Napoleón con sus mariscales y generales cuando se dio aquel “paseo” por España


En nuestras rutas por la ciudad, os mostramos los rincones más escondidos y las historias más curiosas. Busca nuestras rutas en www.guiasdeburgos.es
Si queréis una visita especial, también os la ofrecemos, simplemente enviadnos un correo a guiasdeturismoburgos@gmail.com

martes, 28 de enero de 2020

LLEGADA DE SANTA TERESA A BURGOS UN FRIO 26 DE ENERO DE 1582

Desde 1576 Santa Teresa tenía pensado fundar un convento en Burgos, pero la idea se fue posponiendo. En 1577 una desafortunada caída de una escalera hace que se disloque el brazo izquierdo. En 1580 contrae el que llamaron “el catarro universal”, que la lleva casi a la muerte. Tras esta enfermedad ella dice sentirse acobardada y anciana. Por miedo al frío de Burgos piensa en un primer momento no venir en persona a la fundación, pero una voz interior le dice:
“No hayas miedo de esos fríos, que yo soy la verdadera calor (…) y no dejes de ir en persona que se harán gran provecho”
El 2 de enero de 1582, la Santa sale de Ávila, acompañada de sor Ana de San Bartolomé, de su sobrina Teresita de Cepeda y del Padre Gracián y tras algunas paradas en sus fundaciones de Medina del Campo, Valladolid y Palencia, llega a Burgos el 26 de Enero. El viaje fue realmente penoso y más para una mujer de su edad y con una delicada salud: aguas, fango, ríos desbordados, carretas atolladas, mulos bravos...
Se aloja cerca de un mes en casa de doña Catalina de Tolosa, que pondrá no solo su casa, sino sus bienes y sus amistades al servicio de la fundación. Gracias a la influencia de Doña Catalina, el Concejo de la ciudad ya había autorizado el establecimiento de las Carmelitas el día 7 de noviembre de 1581.
A Santa Teresa no le resultará fácil obtener permiso del arzobispo Cristóbal Vela, que no hará más que poner trabas a la fundación del convento de carmelitas, a pesar de conocer a la santa, ya que habían sido vecinos en Ávila y a las dos familias, los Vela y los Cepeda, les unía gran amistad.
Don Cristóbal negará pertinazmente a la Santa no sólo la fundación, sino la celebración de la Eucaristía a domicilio. Por eso, durante su estancia en casa de doña Catalina, la Madre y las demás monjas acuden a oír misa a la Iglesia de San Gil.
Serán varios los caballeros burgaleses que apoyan a la Santa en su Fundación, casi todos amigos de Gracián, antiguos condiscípulos de universidad. Sobresale entre ellos, “el doctor Manso” (Pedro Manso de Zúñiga), canónigo de la catedral, futuro Obispo de Calahorra, ahora casi el único capaz de influir en el Arzobispo en pro de la causa teresiana.
El 23 de febrero se traslada al Hospital de la Concepción, entonces en las afueras de la ciudad, y reside en él hasta el 18 de marzo. Teresa, siempre positiva, cuenta las peripecias de su traslado y lo estupendo de su nuevo alojamiento en el Hospital de la Concepción, del que dice  es un primor de modernidad y donde sin salir del recinto pueden acudir a la eucaristía cotidiana.

Parece ser que la realidad no era tal, porque el espacio cedido a las monjas estaba sobre una galería de enfermos en la que había 26 camas. Aquel espacio cerrado y ocupado por enfermos generaba un aire espeso de malos olores que invadía las estancias de las carmelitas.
Fue en este barrio de San Cosme donde aconteció una anécdota simpática que cuenta la santa. Dando un paseo por el barrio en el grupo de monjas que  acompañaban a santa Teresa las había jóvenes y bien parecidas y en el barrio había mozalbetes que guiñaban, las piropeaban y algún grupo de gente debió de decir alguna incongruencia a las monjas, entonces el fraile que las acompañaba se sintió ofendido y quiso replicar a los entrometidos; y a la Santa se le escapó:
¡Déjelos, mi padre, qué son unos chamarileros!
A los vecinos cayó en gracia lo de chamarileros y a los pobladores del barrio les gustaba llamarse así y que así les llamasen.
El 16 de marzo de 1582 se ratificó la venta de la casa de Mansino, cercado, corrales, huerta y árboles de fruto. La acomodación de la casa comenzó inmediatamente. Se trasladaron ella y las monjas a la nueva residencia el día de San José, sin mucho trabajo, porque del hospital de la Concepción poco tenían que llevar. Ya cumplían el requisito que había impuesto el arzobispo de contar con casa propia, pero que se hubiesen trasladado a la nueva casa sin su licencia le había enfadado mucho. Tampoco tenían licencia para celebrar misa y de nuevo tenían que  salir al hospital de San Lucas que estaba cerca. Quedaba el fleco de la renta mínima exigida por su ilustrísima, último pretexto para no conceder la licencia. De nuevo Catalina de Tolosa salió en su socorro aportando buena parte de esta renta, que junto con otros vecinos se vio completa.
Por fin, el arzobispo les concedió licencia el 18 de abril.  Le dieron el nombre de convento de San José de Santa Ana.
La madre conoció una de las riadas más importantes sufridas por el río Arlanzón el 24 de Mayo, viéndose obligadas a refugiarse en el piso superior del convento ya que el inferior estaba totalmente anegado por el agua.
 La fundación ya estaba terminada y debía seguir camino. Llamada por la duquesa de Alba se dirigirá a Alba de Tormes, donde fallecerá la noche del 4 de octubre.


Descubra con las visitas guiadas a Burgos, realizadas por la Asociación de Guías Oficiales de Turismo de Burgostodos los secretos que encierran los Monasterios de esta ciudad.

Contacte con la Asociación de guías Oficiales de Burgos para la contratación de visitas guiadas en el teléfono 659268321 o en el correo electrónico: guiasdeturismoburgos@gmail.com
 Más información sobre otras visitas guiadas en www.guiasdeburgos.es