CONTACTO

659268321

jueves, 14 de febrero de 2019

LA ONCE

El 13 de diciembre de 1938 nacía en Burgos la Organización Nacional de Ciegos, la ONCE. 
El gobierno les otorgaba la explotación de lo que se llamó "cupón prociegos", con el objetivo de poder obtener un sustento digno.

Desde el primer sorteo, el día 18 de mayo de 1939, hasta nuestros días, la ONCE, no solo ha reportado beneficio a aquellos que han ganado los numerosos premios; sino que también ha ayudado a poner en marcha una inmensa cantidad de actividades, que han hecho la vida más sencilla a aquellos que han necesitado de su ayuda

Centros educativos, bibliotecas, ,soportes en braille, cursos de lenguaje de signos, son creados antes de 1988, año en el que se crea la Fundación ONCE , para la inclusión de las personas con discapacidad en todos los ámbitos de la sociedad .

En 2013 se le concedió el premio Príncipe de Asturias de la Concordia.

Hasta hoy, la fundación ayuda a más de 70.000 personas y ha generado un número de 80.000 empleos, confiando siempre en la capacidad de superación de todas las personas que se acercan a su sede. Así como, poniendo esperanza en los que más la necesitan.

El día 21 de Febrero, con la celebración del Día Internacional del Turismo, la ONCE hará su sorteo con el logotipo de CEFAPIT,  asociación de guías oficiales de turismo, de la que somos integrantes.
Por eso, queremos agradecer desde aquí a toda la Fundación, que nos van a ayudar a hacernos visibles. 

 Os animamos también a participar en el sorteo de ese día, porque siempre toca, a veces no directamente, pero siempre ayudaremos a que el proyecto ONCE se sostenga.

viernes, 1 de febrero de 2019

LA DANZA DEL ESCARRETE



En la localidad burebana de Poza de la Sal se celebra el día de San Blas, o el domingo más cercano a esta festividad, una de las fiestas más curiosas e interesantes de la provincia burgalesa.

Se trata de una danza ancestral que algunos musicólogos relacionan con los pobladores prerromanos de la zona: los autrigones. Los antropólogos sostienen que la celebración estaría relacionada con la fertilidad, pues la llevaban a cabo las parejas que habían contraído matrimonio ese año, simbolizando los animales domésticos la prosperidad del nuevo hogar.

Comienza la celebración el día de Santa Águeda, o el sábado previo a la fiesta, cuando los mozos casaderos del pueblo vestidos de harapientos recorren la localidad pidiendo “dote” para celebrar su boda con una merienda y mantear a las autoridades.

Al día siguiente comienza la fiesta del Escarrete con la banda de música que ameniza con dianas a las autoridades y al mayordomo de la cofradía de San Blas.  Por la tarde, en la iglesia de San Cosme y San Damián, se canta el himno a la patrona de Poza la Virgen de Pedrajas. Tras este emotivo acto los mozos y mozas vestidos con los trajes tradicionales se desplazan a la Plaza Nueva acompañados por “el pollero”, un joven que transporta un palo del que penden gallos, gallinas y conejos.  Los animales se colocan en el centro de la plaza y los mozos inician una danza con una espada en la mano adornada con cintas de colores. Finalizan con una jota pozana de bodas alrededor del “pollero”.

lunes, 28 de enero de 2019

Festividad de San Lesmes



Como cada año a finales del mes de Enero la ciudad de Burgos celebra la festividad de su patrón, San Lesmes. Este santo de origen francés, nacido en Loudun, llegó a Burgos en el Siglo XI cuando la reina doña Constanza, de origen francés y esposa de Alfonso VI, requiere su presencia en Castilla.

 Destacó sobremanera por su caridad y por toda la ayuda que proporcionaba a necesitados y peregrinos desde el Hospital de San Juan. También fue asesor de la corte y contribuyó a la realización de importantes obras públicas en la ciudad, como por ejemplo la desecación de la zona pantanosa de los Vadillos por medio de esguevas.

El día 30 de Enero de 1097 se produjo su fallecimiento y fue enterrado en la Capilla de San Juan Evangelista, testigo de sus repetidos milagros, que no cesarán tras su muerte sino que continuarán junto a su sepulcro lo que hará que se extienda la fama de su santidad y lleguen cada vez más fieles al lugar a rendirle culto.

Treinta años después de la muerte del  santo, Alfonso VII, el Emperador, mandó grabar en una medalla la imagen de San Lesmes, junto a la suya imperial, como testimonio de su devoción a tan glorioso hombre.

El fervor popular lo proclamó patrono de Burgos, sin esperar una declaración canónica del patronato del santo sobre la ciudad. Se puede, por tanto, afirmar que culto se remonta hasta los primeros días después de su muerte llegando hasta nuestros días.

La festividad de San Lesmes está integrada en el calendario diocesano burgalés y en el de las diócesis francesas de Poitiers y Le Puy.